Entre aporte y aporía de la crítica marxista : retorno a la crítica de Georges Politzer hecha al psicoanálisis. Perspectivas actuales.

October 10, 2019

 

 

 

Nous publions ce texte en version espagnole dans un désir de faire débat dans les parties du monde qui s’expriment en cette langue. Ce texte date de 2010 et a été présenté au Congrès Marx international VI. (Université de Nanterre, Septembre 2010 ). Il est précurseur de la fondation des Ateliers Pratiques de Psychanalyse Sociale par sa critique de l’abstraction et de la transcendance de la psychanalyse freudienne. Depuis l’affirmation « partons d’une autre base que celle de Freud et Lacan » qui s’est faite avec la naissance de la psychanalyse sociale en 2013, la critique de l’abstraction et de la transcendance concerne également Lacan. Ce texte témoigne pour autant de l’influence de Politzer sur Lacan, permettant une ouverture du débat sur les contradictions lacaniennes et leur dépassement à partir d’une autre base, la vie sociale.


Publicamos este texto en versión española con el deseo de fomentar debate en las partes del mundo que se expresan en este idioma. Este texto data de 2010 y fue presentado en el Congreso Internacional Marx VI. (Universidad de Nanterre, septiembre de 2010). Es un precursor de la fundación de los Talleres prácticos de psicoanálisis social por su crítica de la abstracción y la trascendencia del psicoanálisis freudiano. A partir de la afirmación "Comencemos desde una base diferente a la de Freud y Lacan" que se hizo junto al nacimiento del psicoanálisis social en 2013, la crítica a la abstracción y a la trascendencia, también concierne a Lacan. Este texto da testimonio de la influencia de Politzer en Lacan, permitiendo una apertura del debate sobre las contradicciones lacanianas y su superación desde otra base, la vida social.

 

___________


Entre aporte y aporía de la crítica marxista : retorno a la crítica de Georges Politzer hecha al psicoanálisis. Perspectivas actuales.


Georges Politzer, filósofo marxista, hablo de manera importante sobre el psicoanálisis freudiano entre 1928 y 1939.


El psicoanálisis freudiano lleva una inspiración nueva, aquella de lo concreto
Él es ante todo el autor de la primera tentativa mayor de presentación de la obra de Freud a los lectores franceses, es así como esta indicado en la cuarta cobertura de la edición de bolsillo de su célebre obra « Crítica de los fundamentos de la psicología », que se publicó por primera vez en 1928. Él se plantea la idea de una "psicología concreta", y piensa que el psicoanálisis de Freud en La interpretación de los sueños, lleva a una "nueva inspiración, contraria a aquella de la psicología clásica"1. El encuentra entonces una verdadera oposición entre el psicoanálisis y la psicología oficial, una oposición que él califica de "formas irreductibles de la psicología: la psicología abstracta y la psicología concreta"2 La psicología abstracta es la psicología clásica, y la psicología concreta puede nacer con el psicoanálisis. Es evidente que hay un movimiento fecundo para él que ha nacido con el psicoanálisis "Es profundizando la forma en que Freud plantea los problemas y concibe su método, que hemos llegado a identificar las principales características de la psicología concreta, y una vez en posesión de sus exigencias, hemos descubierto los pasos fundamentales de la psicología clásica, como el realismo, el formalismo y la abstracción"3
El Psicoanálisis freudiano permite afortunadamente hacer línea divisoria entre la dimensión concreta y la dimensión abstracta de la psicología en su práctica y su teoría.
El obstáculo para el psicoanálisis: dar un sentido al inconsciente.


Él es sin embargo crítico de Freud desde ésta etapa "Se encuentra, sin embargo, que ésta psicología concreta, nacida del psicoanálisis, tiene que empezar a volverse contra él y servir como principio de una crítica interna: de hecho hemos visto en Freud, sobre todo en el momento de la elaboración teórica de los hechos, un retorno justo a la abstracción. Este retorno es muy claro y hemos establecido la existencia, no sólo por los comentarios hechos sobre las nociones introducidas por Freud en La interpretación de los sueños, sino sobre todo al mostrar que los procedimientos clásicos son los únicos que pueden dar un sentido al inconsciente. Encontramos así al interior mismo del psicoanálisis, la oposición entre la psicología concreta y la psicología abstracta"4.


El obstáculo que conduce de nuevo a la psicología abstracta es el de " dar un sentido " al inconsciente.


Él piensa entonces que los "errores freudianos" representan un paso necesario en el desarrollo de la psicología concreta, insiste en que la psicología concreta que resulta del psicoanálisis ya está viviendo actualmente, y "que existe en el psicoanálisis, incluso un cierto número de conceptos y explicaciones que, siendo integralmente conformes con las exigencias de la psicología concreta, demuestran su vitalidad "5

 

Drama, narrativa, significación contra la metapsicología.

Él desarrolló la idea original del drama humano como fundamento, drama humano esclarecido por la historia del sujeto: "La historia en cuestión es esencialmente una historia significativa, y la psicología no se ocupa de ella sino en la medida en donde ésta esclarece el drama” 6 de ahí la fórmula luminosa "el elemento dramático en sí (...) no es más que el significado "7


Haciendo un largo desarrollo sobre el conductismo y la teoría de la Gestalt, él concluye entonces sobre el hecho de que para él, "el desarrollo de la psicología, nos reserva ciertamente grandes sorpresas, pues la historia de una ciencia no se adivina a priori"8, sino que " la psicología no podrá nunca volver al realismo y a la abstracción: el problema se encuentra ahora en un terreno completamente nuevo. Y ella nunca volverá, ni a la psicología fisiológica, ni a la psicología introspectiva; dos obstáculos se interponen en su camino: el conductismo y el psicoanálisis. En una palabra, y cualquiera que sea la imprecisión de nuestras fórmulas técnicas y la resonancia desagradable de este tipo de fórmulas: la metapsicología vivió y la historia de la psicología comienza".9


Esta fórmula condena anticipadamente la metapsicología freudiana.
Politzer es lector crítico de Freud, un Freud que él juzga en 1928, como el inventor de un descubrimiento que puede hacer revolución en el abordaje de la psicología humana. El señala contradicciones importantes que desplegará en el primer número de su revista de Psicología concreta en 1929 con el artículo "La crisis del psicoanálisis".


 

Una esencia fundamentalmente idealista y reaccionaria


En noviembre de 1933, el análisis de Georges Politzer es bastante diferente. En el artículo "Psicoanálisis y marxismo”, un falso contra-revolucionario, el "freudo- marxismo ", es muchomás severo: "En ningún momento, él (Freud) ha superado los límites de la cultura burguesa literaria y médica, a diferencia de, por ejemplo, Marx y Engels. Así él no tiene ni la menor idea del método dialéctico"10


Politzer indica aún con gran precisión "Mucho se ha dicho, de hecho, sobre el psicoanálisis, de la dialéctica de las tendencias, y Jean Audard nos habla de la “dialéctica del principio de placer y del principio de realidad''. Pero “el principio de placer'' y el “principio de realidad” son abstracciones que quisiéramos colocar en el mismo plano que los principios fundamentales de la ciencia, como el “principio de inercia”, pero que son en realidad calcados sobre el modelo de los principios metafísicos, como el ''principio del bien'' y el “principio del mal''. Sin embargo, no es suficiente hacer luchar principios abstractos para ser un dialéctico11 Así, continúa, en la sociología psicoanalítica, la lucha de clases es llevada a un conflicto ideal de instancias psicoanalíticas, tras señalar que, según él, la puerta de la materia estaba cerrada al psicoanálisis. "(...) De manera sistemática, los psicoanalistas han llevado los conflictos y las luchas reales, a conflictos que existen sólo en sus cabezas"12
El condena Freud "Construyendo detrás del mundo real, su mundo ideal, Freud fué influenciado, no por las corrientes científicas y filosóficas más avanzadas, sino por las corrientes más reaccionarias"13. Esto es lo que escapa a los freudo-marxistas "Los admiradores de Freud dicen “Copérnico'' Los freudo-marxistas repiten servilmente “Copérnico” 14


Freud utiliza la teoría reaccionaria de la energía libidinal para explicar la problemática de lo humano, retomando la ''filosofía energética” de W. Ostwald "quien afirmaba el movimiento concebible sin la materia"15.


“El psicoanálisis como teoría, se incluye en un enfoque único: traer todo a una “energía pura”, es decir, ideal, es decir, idealista" 16 (...) salir de este enfoque el psicoanálisis no puede, es por esto que su desarrollo ha consistido en la repetición mecánica, abstracta y puramente especulativa en éste proceso, hasta el momento en donde su aplicación a la sociología reveló su esencia idealista y reaccionaria"17


La falsificación materialista funciona del hecho de que se trata de la falsificación energétista del instinto sexual y que puede decir "Toda la energía libidinal del psicoanálisis es una invención mitológica"18
La demostración es clara, "El materialismo marxista muestra detrás la virtud del burgués “la avaricia, la codicia, la búsqueda de beneficios y las maniobras en la Bolsa'', detrás de la filantropía patronal, están las tentativas de corrupción. Pero el psicoanalista reduce todo esto a la líbido. Y como él también trae la avaricia, la codicia, la búsqueda de beneficios y las maniobras en la Bolsa, el burgués es absuelto de su humillación. Y la única cosa que podría aún inquietarlo y que lo ha, de hecho, inquietarse al principio del psicoanálisis, el recordatorio de la libido genital, los psicoanalistas lo han eliminado en medio de las contorsiones las más complicadas! ¿Cuántas veces no repitieron que no se debía confundir "sexual" y "genital ", y que "líbido" no significa "erotismo genital(...) Pero está claro que las contorsiones psicoanalíticas estaban destinadas a calmar los burgueses. Los psicoanalistas que hablan tanto del miedo delante de la moral burguesa se han desinflado lamentablemente delante de ella. Para calmar ''el idealismo'' filistino, ellos castraron la libido convirtiéndola en la energía sexual de eunucos. Mediante este método, la calmaron efectivamente. El psicoanálisis no hace más escándalo." 19


Detrás de esta clara demostración y justo frente a la ausencia total de la crítica de Freud hacia el capitalismo, se encuentra, sin embargo, la contradicción del goce humano, su complejidad: “el no todo” del humano, se resuelve con la explotación capitalista del humano por el humano. Lacan puede esclarecer en parte esta contradicción con el concepto de goce en la última parte de su enseñanza, sobre la cual volveremos El otro argumento desplegado apunta igualmente de manera acertada "Sin embargo, los psicoanalistas han ofrecido a los burgueses otra compensación. Estos les dicen: ''Nosotros los “despojamos” de sus virtudes, pero no se preocupen; hacemos lo mismo con el proletariado''20.



Así Georges Politzer, puede concluir que "la sociología psicoanalítica es una piedra angular del psicoanálisis en general y de la obra de Freud en particular. Naturalmente, ésta sociología que trae los hechos sociales, que explica las ideologías, por la energética de la libido, es una sociología idealista (...) extremadamente reaccionaria: las aspiraciones del proletariado se reducen a la energía libidinosa, así como las aspiraciones de la burguesía. Como compensación a la explicación libidinosa de la religión, el psicoanálisis ofrece a la burguesía la explicación libidinosa del socialismo. La revolución social no tendrá mas bases objetivas, sino sólo las bases subjetivas libidinosas"21.


La observación de Politzer es importante: en la actual necesidad de articular lo singular y lo colectivo, no se puede pasar por alto la contribución de Marx, y Freud produce éste error, el cual hace escribir a Politzer "El psicoanálisis ha enriquecido, sin duda, el arsenal ideológico de la contra-revolución"22.
Vamos a mantener estas dos frases como brújula para el final de este artículo, "Psicoanálisis y marxismo": "(...) tenemos derecho a cometer errores y lo hemos hecho todos y todos cometemos errores teóricos y prácticos"23 y "se trata de comprender los hechos a la luz del materialismo"24


La decadencia escolástica del psicoanálisis
No nos sorprende que George Politzer haga un entierro de primera clase a Sigmund Freud en su muerte "La muerte de Sigmund Freud reemplaza delante de nuestra mente al psicoanálisis, que, de hecho, ya pertenece al pasado"25
Él describe su visión de la historia del psicoanálisis describiendo tres períodos sucesivos:

- Un período de elaboración
- Un período de grandes controversias y prestigio creciente.
- Un período de integración en la ciencia oficial y de decadencia escolástica


Inicialmente, él observa que el psicoanálisis es combatido por los representantes de la psiquiatría universitaria, se extiende en un medio digamos culto, es su apogeo tras la Primera Guerra Mundial y después la pasión cesa, "la resistencia de los psiquiatras clásicos cae, el psicoanálisis se integra a su vez en la ciencia oficial, sin embargo, entre sus representantes "auténticos", él toma la apariencia de una verdadera escolástica: líbido, complejos, superyó, etc., se convierten en clichés, y los trabajos psicoanalíticos giran constantemente sobre los mismos temas"26.


Para él, lo cierto es que "(...) el método de Freud no justificó las grandes expectativas que éste generó"27y es característico “que en sus últimos trabajos Freud, declaró, hablando de la eficacia del psicoanálisis, que éste no era, comparado con otros métodos, prima inter pares »28


Continúa con razón "El hecho es que nuestros medios de acción en psiquiatría permanecen, después del psicoanálisis, igual de insuficientes que antes. El problema que surge en esta área supera verdaderamente los marcos tanto de las medicaciones psicológicas y fisiológicas tomadas como separadas, así como de los métodos que se confinan a combinarlas, sin tener en cuenta las condiciones históricas objetivas en medio de las cuales se desarrolla el hombre psicópata en tanto que fenómeno social, y la necesidad de una acción sobre estas mismas condiciones"29
Lo que lo deja pensar "En última instancia, el psicoanálisis es más interesante como un hecho histórico que como un movimiento científico, y es más instructivo por los hechos sociales de los cuales él tiene el reflejo que por el contenido de las teorías a través de las cuales él nos quiso enseñar"30

 

Una psicología abismal

Él describe el método de interpretación de los sueños como la extracción, a la luz de los materiales suministrados por el sujeto, del contenido latente del contenido manifiesto. Esta reducción escribe él "se presenta como una penetración en las profundidades del alma del sujeto y es a causa de este procedimiento que el psicoanálisis es considerado como una ''psicología abismal”. Esta distinción entre el contenido manifiesto y contenido latente fue enseguida generalizada por Freud y aplicada no solamente a la interpretación de los síntomas neuróticos, sino también a los temas sociológicos e históricos. Es así que fue aplicada a la historia de las ideas." 31


En el problema de las relaciones entre el individuo y la realidad que actúa sobre él y sobre la cual él actúa "Freud y sus discípulos nunca llegaron a un clara comprensión de las relaciones del individuo, entre la ley psicológica individual y la ley histórica"32.
Tal es el reto actual. Así como lo indica Politzer la psicología individual no puede separarse de la historia concreta de la humanidad y sostiene que "Freud fue llevado, de hecho, a utilizar algunas fórmulas generales y a abandonar el hombre concreto en su realidad histórica"33
Si las referencias son numerosas en Freud y sus discípulos, de la influencia de la sociedad sobre el individuo, continúa Politzer, "(...) el psicoanálisis trata de explicar la historia por la psicología y no la psicología por la historia"34


Esta orientación idealista del psicoanálisis, crea una tendencia irracional, la psicología abismal “Sabemos, en efecto, que el psicoanálisis fue proclamado ''psicología abismal” principalmente a causa de sus ''revelaciones'' concernientes al ''inconsciente"”35
Es esta cuestión de las profundidades inconscientes que hace escribir a Politzer "Aquí una vez más, los psicoanalistas se encontraron con una corriente ideológica reaccionaria. Lo irracional, el inconsciente es entonces la ley de la vida del alma. La transición de la teoría a un punto de vista normativo se llevó a cabo fácilmente: puesto que de hecho la vida mental está basada en el inconsciente dinámico, ¿por qué luchar contra el inconsciente en vez de sumergirse en él? Así el psicoanálisis, que apareció primero como dando místicas sagradas de explicaciones profanas, acusándolas incluso de ser profanadoras - terminó apoyando la mística en todas sus formas. Los múltiples contactos establecidos entre la religión y el psicoanálisis, la frecuencia de temas psicoanalíticos en los oscurantistas de todo tipo, incluidos los nazis, lo demuestran suficientemente"36


Politzer llegó a la conclusión de que del punto de vista revolucionario, el psicoanálisis ha servido de cobertura al revisionismo, mientras que el principal argumento para promocionar el carácter revolucionario del psicoanálisis "consistió en decir que el psicoanálisis se atrevió, por fin, a dar el lugar adecuado el instinto sexual, la libido, el erotismo"37.


Por lo tanto, un cierto paralelismo se estableció " la sociología científica ha creado las bases teóricas para la supresión de la explotación del hombre por el hombre. El psicoanálisis ha roto las cadenas del instinto sexual, doctrina de liberación en ambos casos"38
Politzer encuentra absurdo equiparar el proletariado, es decir, una clase social, con el instinto sexual es decir, en el mejor de los casos con un concepto biológico. Él cita al gran utopista Fourier, que hizo análisis geniales sobre la hipocresía, de eso que él llamó la moral burguesa, hipocresía en este ámbito que caracteriza a la era de la civilización, es decir, la étapa histórica que representa el capitalismo, y que "es la solución del la '' problema sexual'' que depende de la solución del problema social y no la solución del problema social de la solución del “problema sexual”, como los psicoanalistas tienden a creer"39
Esta última tendencia, dice "cambia precisamente la abstracción característica del medio de la pequeña burguesía. La observación de los hechos confirma plenamente esta opinión. No son, de hecho, las masas populares las que proporcionaron al psicoanálisis sus bases sociales"40 Politzer explica lo que pudo haber inducido a errar en el psicoanálisis: "(...) especialmente en sus comienzos, el psicoanálisis encontró opositores violentos en los círculos conservadores. Esta reacción de los medios conservadores estaba vinculada sobretodo con concepciones religiosas"41.
Politzer evoca dos hechos con respecto al lazo con el medio conservador:

- Contactos oficiales que se pudieron establecer entre la religión y el psicoanálisis. - La relación entre nazismo y psicoanálisis.


La relación entre nazismo, psicoanálisis y ciencia
Este último punto es muy actual. Politzer considera el efecto mediático del exilio de Freud en Londres para volver sobre hechos concretos que revelan un eslabón más.

"Es cierto que a menudo se informó en la comunidad psicoanalítica, que el exilio de Freud simbolizaba la condena del psicoanálisis por los nazis.


Ciertamente hubo declaraciones nazis contra el psicoanálisis. No es menos cierto que el psicoanálisis y los psicoanalistas proporcionaron una gran cantidad de temas a los teóricos nazis, en primer lugar el del inconsciente.
La actitud práctica del nazismo en relación con el psicoanálisis fue determinado por varias razones , al asumir la apariencia de iconoclastas, los psicoanalistas han herido profundamente los sentimientos de las masas de las clases medias. Esta es la especialidad histórica del anarquismo pequeño-burgués. Además de la cuestión racial, es para explotar el hecho de que el nazismo denunció muy poco al freudismo, pero esto no impidió integrar los psicoanalistas al personal nazi, ni de integrar temas de la doctrina freudiana"42



Politzer habla de un eclecticismo confuso sobre los fundamentos teóricos del psicoanálisis y señala".En estas condiciones, Freud estaba mal equipado, en el sentido propio de la palabra, para analizar correctamente los hechos nuevos o relativamente nuevos que él pudo señalar. Y, efectivamente, más el psicoanálisis se desarrolló, más él cayó bajo la influencia de corrientes ideológicas retrógradas"43


Politzer señaló, sin embargo, las contradicciones "Es un hecho que la psicología clásica hablaba a penas de la sexualidad, que se desinteresó del individuo concreto y de su entorno histórico concreto, su entorno de vida. También es un hecho que el psicoanálisis atrajo con una particular insistencia la atención sobre temas tabú'''''44
Hay entonces oscilaciones concernientes a la contribución del psicoanálisis, especialmente en su relación con la ciencia: "Pero hablar de sujetos “defensivos” no es un título suficiente en materia de ciencia, y parece claro que hoy en día el psicoanálisis no ha heche gran cosa, él no hizo ninguna nueva claridad sobre los problemas planteados por los hechos de los cuales él se ocupa.



Los hechos que el psicoanálisis ha tocado deben ser retomados para ser comprendidos correctamente "45


Parece dibujarse una nueva esperanza para construir de nuevo desde el psicoanálisis, partiendo del hecho tocado por el psicoanálisis, al final parece probable "Es probable que el psicoanálisis hoy tendrá un destino similar al de la frenología y el hipnotismo. Como ellos, él pertenece al pasado"46


El diagnóstico es grave amenaza el pronóstico vital. Lacan en la década de 1950 no será menos crítico, pone el psicoanálisis en en estado crítico tarde.

El panorama es sombrío en 1939 y es un hecho histórico que los psicoanalistas no han combatido el nazismo, que entonces produce su sombra mortal de Europa y Politzer que es una de las víctimas.
En su condena, además de este hecho histórico, también pesa el peso de la concepción de la ciencia, del informe sobre la ciencia concluye su texto así: "El camino de los descubrimientos reales y de la ciencia efectiva del hombre no pasa a través de los 'atajos' sensacionales del psicoanálisis. Se requiere del estudio detallado de los hechos fisiológicos e históricos a la luz de esta concepción de la cual el conjunto de las ciencias modernas de la naturaleza garantiza la solidez"47


Está presente en esta condena, la idea de utilizar la fisiología, las ciencias modernas de la naturaleza, que son entonces la referencia histórica del marxismo, y de la cual estudiamos la evolución en nuestro seminario sobre "El fracaso de la civilización, la pregunta planteada por Stalin "


Lo que llama la atención, que fué olvidado algunas veces y que de pronto cayó en el olvido de las críticas hechas a Politzer, es que su trabajo parte siempre del análisis de los hechos colocados en su historia, y no en la presuposición teórica.


La orientación de Politzer: una sospecha del materialismo histórico hacia el psicoanálisis


En este contexto histórico, los avatares psicoanalíticos que están cerca de algunos temas nazis y los temas del inconsciente de las profundidades, el desvío hecho por el psicoanálisis contra el marxismo, la revolución social y política, la promoción de lo individual frente a lo colectivo, el vínculo entre el psicoanálisis y el capitalismo, etc., la orientación dada por Politzer en el debate fue muy determinante de la sospecha del materialismo histórico hacia el psicoanálisis. Esto llega a su apogeo en Francia, con el número de la Nueva Crítica de junio de 1949 donde ocho psiquiatras comunistas publican El Psicoanálisis, ideología reaccionaria. Ellos toman los argumentos desarrollados por Georges Politzer en su crítica de la ideología psicoanalítica, en particular, su degeneración extrema en los Estados Unidos de América. Lacan no dice nada, señaló, denunciando "la condición psicologizante" “de la bastardización” de un psicoanálisis convertido en una astrología más decente 48
Mucho más tarde en 1964 en su artículo "Posición del inconsciente”, él legitimara esta sospecha e interroga a los psicoanalistas sobre la parte que tienen en esta sospecha
“Encontramos entonces justificada la prevención que el psicoanálisis encuentra en el Oriente. Fue a él de no merecerlo (...) "49
La contribución de Politzer parece considerable en su crítica al psicoanálisis hoy, legitimado por Lacan, y que lo diferencia de algunos estudios marxistas anteriores o contemporáneos.


Althusser contra Politzer
En efecto, si la mayoría elogian a Politzer es para hacer hincapié en el aspecto fechado, sobre todo después de la llegada en el ámbito de Lacan y Althusser. Así Lucien Sève nota que hay interés en el "retorno a Freud",bajo el signo de la interpretación estructural, y el hecho de que se desarrolla una nueva actitud en algunos marxistas, fundamentalmente no politzérianos, contra la obra de Freud, considerada en un principio como científicamente homóloga a la de Marx. El cita entonces a Althusser:
"Pero podemos decir hoy que esos mismos marxistas fueron a su manera, directa o indirectamente, las primeras víctimas de la ideología que ellos denunciaban: puesto que la confundieron con el descubrimiento revolucionario de Freud, aceptando así en el hecho, las posiciones del enemigo, sufriendo sus propias condiciones, y reconociendo en la imagen que él les imponía, la pretendida realidad del psicoanálisis. Toda la historia pasada de las relaciones entre el marxismo y el psicoanálisis reposa esencialmente en esta confusión y en esta impostura "50


Los hechos históricos pasados y presentes, muestran así como lo indica Lacan que esto no era y no es una pretendida realidad del psicoanálisis. El retorno a Freud debe ser crítico con el propio Freud, algo que que Lacan hizo en su conjunto, salvo sobre el punto de la sacralización del nombre de Freud.
Nuestra tesis es al contrario que Lacan era un estudiante de Georges Politzer y le está en deuda en muchos aspectos.


Lacan alumno de Politzer
Lacan, se alimenta de Politzer. El lo cita en dos momentos de su enseñaza; justo después del final de la segunda guerra mundial en 1946 y luego alrededor de 1968, en el periodo en el cual Marx se convierte en una referencia central de su enseñanza.
Lacan en su texto de 1946, "Acerca de la causalidad psíquica"51 se dirige al psiquiatra francés Henri Ey, evoca Politzer y ésta « relatividad de la realidad » :
"(...) Y del horizonte de su círculo le revienen consideraciones sobre la "relatividad de la realidad" que le hacen tomar aversión de su propio tema.

Es en un tal sentimiento, yo lo sé, que el gran espíritu de Politzer renuncia a la expresión teórica donde él ha dejado su marca indeleble, para dedicarse a una acción que va a encantarlo irreparablemente. Porque no perdamos de vista, exigiendo después de él, que una psicología concreta se constituya en ciencia, aún estamos que en solos postulados formales. Quiero decir, que no hemos podido crear aún una mínina ley que regule nuestra eficiencia"


Si Lacan evoca a Politzer y lo elogia, no es para enterrarlo como lo hicieron los comunistas y marxistas franceses después de la caída de Stalin en 1956: el establece la exigencia después de Politzer, de que una psicología concreta iniciada por el el psicoanálisis se constituya en ciencia y considera igualmente que después de él no se ha planteado ninguna ley que regule la eficacia de la práctica.


La posición de Lacan va a evolucionar sobre todo con respecto a la relación entre ciencia y psicoanálisis. No va a ceder, sin embargo sobre la necesidad de un informe a la ciencia y su primer texto de 1967, sobre la propuesta del pase, retoma los temas politzerianos de la relación entre psicoanálisis, nazismo y ciencia.


"Es el advenimiento correlativo de la universalización del sujeto proveniente de la ciencia, del fenómeno fundamental, cuyo campo de concentración mostró la erupción. ¿Quién no puede ver que el nazismo no tuvo aquí que el valor de un precursor reactivo. El surgimiento de un mundo organizado bajo todas las formas de segregación, esto es a lo que el psicoanálisis fue más sensible todavía, no dejando ni uno solo de sus miembros reconocidos en los campos de exterminación "52

Lacan habla en esta ocasión del "oscurantismo increíble" de la audiencia psicoanalítica, donde tuvo que hacer valer en 1956 la situación del psicoanálisis.


En su conferencia en el Instituto Francés de Milán el 18 de diciembre de 1967 "Del psicoanálisis en su relación con la realidad", él denuncia la asunción mística de un sentido más allá de la realidad, de un ser universal que se manifiesta en figuras, o en la experiencia interior. También hay contigüidad entre la realidad del psicoanálisis américano y el nazismo: "(...) si ustedes escuchan hablar de la función de un yo autónomo, no nos equivoquemos: se trata de aquel psicoanalista de la especie de la 5ta avenida que le espera. El los adaptará a la realidad de su consultorio.


Nunca se sabrá realmente lo que Hitler debe al psicoanálisis, sino por el analista de Goebbels. Pero en cambio lo que recibió el psicoanálisis de él está allí. "53
En la Navidad de 1969, en su prefacio al libro de Anika Lemaire, Jacques Lacan, vuelve a este punto: "Para la articulación segregativa de la institución psicoanalítica, basta recordar que el privilegio de entrar en la posguerra se medía a que todos los analistas de Europa Central se escaparon, años antes, a los países del Atlántico, - y desde allí al lote, a contenir puede ser un numerus clausus, que anunciba una invasión rusa a préveer.



El resto es secuela mantenida por la dominación establecida del discurso universitario hacia la URSS y su antipatía54 del discurso sectario, en cambio en los EE.UU. floreciente de ser fundador. "55
Esta posición de Lacan testimonia la enseñanza de Politzer. El nombre de este último no tarda en venir al texto. Haciendo alusión a lo que él estaba construyendo, las cuatro discursos: de la histérica, del amo, universitario, y psicoanalítico, comenta sobre el discurso del amo y el discurso de la universidad, sus caminos: "Los dos caminos se confunden cuando en su seno algo se hace sentir del discurso que reprime, y aún más sin duda que éste no esta asegurado en ninguna parte. Esto fue la prueba un día de un Politzer que agregaba a su marxismo de ser un alma sensible.


Al reabrir el libro de bolsillo donde reparaba, contra toda probabilidad del consentimiento de su autor, esta "Crítica de los fundamentos de la psicología," no podemos imaginar las formulas, de las cuales el interroga "si los pensamientos abandonados a ellos mismos siguen siendo actos del "Yo"? De donde el responde a partir de la misma fuente:"Es imposible ". (p. 143 del utensilio).
Y p. 151 "... Los deseos inconscientes... la conciencia los percibe, pero en ningún momento una actividad en primera persona, un acto con forma humana (las itálicas son del autor) e implicando el “Yo” no intervienen. Pero queda que este deseo esta sometido a las transformaciones que no son más los actos del "Yo" ... los sistemas muy autónomos rompen la continuidad del "Yo" y el automatismo de los procesos de transformación y de elaboración automáticos de transformación y desarrollo excluye su actividad. "


Es aquí donde vuelve la supuesta crítica, a la exigencia de los postulados tomados por los mas retrogrados incluso allí donde no persisten, a saber en la psicología universitaria, y que siguen siendo la única base.
No es de una apelación al autor, de donde procedería el discurso universitario, que voy a explicar cómo, promoviendo justamente la "narrativa", como de la misma a partir de la cual se cierne la experiencia analítica, sale, fantasma, por nunca haber mirado. 



Es en el nominalismo esencial de la universidad moderna, sea aquella de la cual se esfuma el capitalismo, que yo haré leer el fracaso escandaloso de esta crítica. Aquí está el discurso donde no se puede sino tomar aún más, incluso y sobre todo para maldecirlo. (Operación cuanto risible en la reflexión posterior).


Mis L se van de un golpe de abanico del cual cazan ésta "primera persona" del inconsciente. Ellos saben bien cómo este inconsciente, yo lo “entu-ile”, a su discreción. Es "en persona", nos dicen, que es mejor hacinarlo.
Ello habrían podido recordar sin embargo que yo hago dicir a la verdad "yo hablo", y que si yo declaro que ningún discurso no es emitido de alguna parte que para ser retorno del mensaje bajo una forma invertida, no es para decir que la verdad, que un Otro reverbera, esté a sol y sombra con él.


A Politzer, le había propuesto la imagen del Yo innombrable, que se define únicamente en relación con la unidad que es la repetición. ¿Quién sabe? Yo le habría dado el transfinito. "56
 Lacan comenta el coloquio de Bonneval donde los dos L, Laplanche y Leclaire, estudiantes que lo traicionaran y que participaran a su exclusión de la Asociación Psicoanalítica Internacional, dominada por los Estados Unidos, van a desarrollar la posición contraria a Lacan: el inconsciente es la condición del lenguaje.
Laplanche se regodea de la tesis de Politzer concerniente a la continuidad necesaria del Yo. Al tiempo que criticaba la posición de Politzer, de manera respetuosa, Lacan aprovecha que lo que Politzer denuncia en su libro de 1928, y regresa del hecho de ser tomado en el discurso universitario y no en el discurso psicoanalítico. Este es el punto esencial de la cuestión.


Este propósito de Lacan se esclarece el 21 de enero de 1970 en el Seminario "El reverso del psicoanálisis", en la sesión intitulada por Jacques-Alain Miller, "La verdad, hermana del goce”
Lacan define entonces por la primera vez delante de su auditorio, los cuatro discursos, e insiste sobre el discurso universitario retomando a George Politzer. Este le dará la clave de la aporía. Después de haber evocado el sentido y el sin sentido, Wittgenstein, Freud, y la incredulidad en la psicosis, él va a insistir en el punto de "No querer saber del lado donde está la verdad" Y aquí vienen las alabanzas y la crítica que permiten la captura de una aporía de Politzer. Citemos a Lacan :
"La cosa es que, para el universitario, es tan patético que se puede decir que el discurso de Politzer llamado Fundamentos de la psicología concreta, a lo que lo incitó el enfoque del análisis, es un ejemplo fascinante.
Todo se dirige desde este esfuerzo para salir del discurso universitario que lo formó de pies a cabeza. El siente bien que hay ahí una rampa por la que él podría salir.



Hay que leer este pequeño libro, reeditado en edición de bolsillo, sin que nada que yo sepa, pueda probar que el autor mismo haya aprobado esta reedición, mientras que todo el mundo sabe la tragedia que fué para él, el abatimiento de las flores bajo las caules fué cubierto el que primero surgió como un grito de rebelión.


Sus páginas mordaces acerca de la psicología, especialmente universitaria, son extrañamente seguidas de un proceso que, de alguna manera, la traen de vuelta. Pero lo que le hizo comprender por donde había esperanza para él de salir de esta psicología, es que él hizo énfasis en eso- eso que nadie había hecho en su tiempo-que lo escencial del método freudiano para abordar lo que son las formaciones del inconsciente, es confiar en la narración. La atención se centra en este hecho del lenguaje, de donde todo, de hecho, es capaz de salir.


No había duda en la época - es una pequeña historia - que alguien que estuvo en la Escuela Normal, tuviera alguna idea de lo que es la linguística, pero es por lo mismo singular, que él se haya acercado así, pues es ahí la fuente que da esperanza de eso que él llama extrañamente psicología concreta.


Se debe leer ese pequeño libro, y si yo lo tuviera aquí, yo lo leería con ustedes. Tal vez lo haré aquí algun día materia de nuestra conversación, pero ya tengo bastantes cosas para decir como para detenerme en algo de lo cual cada uno de ustedes puede ver con extrañeza significativa - que es querer salir del discurso universitario, en el cual se entra implacablemente. Esto se sigue paso a paso.


¿Qué planteará como objeción a los enunciados, me refiero a la terminología, de los mecanismos avanzados por Freud en su progreso teórico? – Solo el estado de hechos aislados sobre la abstracción formal, mientras se expresa confusamente, Freud deja escapar lo que es para él lo escencial de lo exigible en materia de psicología, a saber, que todo hecho psíquico se puede expresar como la preservación de lo que él llama el acto del Yo, y mejor aún, su continuidad. Esto está escrito - la continuidad del Yo.


Este término es sin duda lo que permitió al autor57 del cual hablaba hace un momento, de brillar a costa de Politzer, al cual introduce una pequeña referencia, historia, como aquella de apaciguar a lo que podía tener en ese entonces como audiencia . Un universitario que se mostró también como un héroe, qué buena ocasion para producirlo. Siempre es bueno tener uno de vez en cuando, pero eso no es suficiente, si no somos capaces de demostrar lo irreductible del discurso universitario con respecto al análisis. Es sin embargo, de una pelea singular de lo que éste libro habla, porque Politzer no puede no sentir, cuanto la práctica psicoanalítica está muy cerca, de hecho, de lo que él llama idealmente como todo lo que esta afuera de lo que se ha hecho hasta ahora como psicología. Pero él no puede dejar de recurrir a la exigencia del Yo. Por supuesto, yo mismo veo algo que es irreductible. El autor en cuestión se deshace muy fácilmente deciendo que el inconsciente no se estructura en primera persona, armandose para ello de algunas de mis declaraciones, sobre el hecho de que el mensaje, el sujeto lo recibe del otro en forma invertida.


Esto ciertamente no es razón suficiente. En otro lugar he dicho que la verdad habla Yo. Yo, la verdad, hablo. Solamente lo que no viene de la idea, ni del autor en cuestión, ni de Politzer es que el Yo del cual se trata es tal vez innombrable, que no hay necesidad de continuidad del Yo para que él multiplique sus actos. No esta ahí lo esencial. "58
Lacan elogia nuevamente a Politzer, quien, ignorado la linguística, fué el único en señalar en 1928 el factor determinante del psicoanálisis "lo esencial del método freudiano para abordar lo que son las formaciones el inconsciente, es confiar en la narración. Se hace hincapié en éste hecho de la lengua (...) "
Esto es muy importante y justifica nuestro título "Lacan estudiante de Politzer": la tesis que hace la originalidad del retorno a Freud en Lacan, y que dará finalmente la fórmula “el inconsciente está estructurado como un lenguaje", será inaugurada por Politzer en 1928. El "estructurado como" no es por supuesto politzeriano, sino althusseriano. Sin embargo los últimos años de la enseñanza de Lacan están marcadados por la ruptura con el psicoanálisis freudiano y el estructuralismo. La idea que yo propongo y llevo al trabajo, es que esta última parte de la enseñanza de Lacan que se podría llamar "la orientación del real" no se encuentra sin relación con la orientación concreta.


Lacan da así una clave con respecto a la primera aporía de Politzer. Entendemos por aporía el hecho de privarse del camino que permite salir de la contradicción, de encontrar una salida a ésta última.


¿De qué se trata? Politzer critica la psicología universitaria, que él llama la psicología clásica, desmantela sus avatares iniciados por el psicoanálisis. Sin embargo Politzer no puede salir del discurso unversitario. Lacan insiste en decir que hay una irreductibilidad entre el discurso universitario descubierto en ese preciso momento de su enseñanza, y el psicoanálisis, y subraya que Politzer estaba muy cerca de la solución. Politzer estuvo cerca de la construcción de la psicología concreta y del tríptico "drama, narrativa, significación " de la solución que permitiría salir del discurso universitario que es una de las aporías del psicoanálisis. En el discurso universitario, que conviene diferenciar de los conocimientos producidos por los universitarios en particular, el saber científico está a cargo y responde al discurso del amo.
 ¿Dónde está la solución? En la práctica, es en lo que insiste Lacan, en la práctica de la transferencia.

La práctica de la transferencia permite salir de la aporía del discurso universitario. Politzer no tenía ésta práctica.


Actual Politzer
Politzer actual! Podríamos esbozar al final de este breve recorrido.

La crítica hecha por Politzer al psicoanálisis sigue siendo muy actual y el catálogo de remarcas que se encuentran al inicio de su obra desde 1928 hasta la psicología universitaria, merecería ser tomada por la psicología y el psicoanálisis de hoy. El saber crítico que produce posteriormente a partir de Marx se ve confirmado por los hechos históricos y retomado por Lacan: el psicoanálisis no ha combatido el nazismo (Freud era de este punto de vista político reaccionario), él conoció la vía hacia el estilo de vida americano de una manera caricatural entonces enmascarada, a pesar de los esfuerzos de Lacan. El liberalismo tuvo claramente un aliado objetivo a través del psicoanálisis. Esto es mayoritariamente fundado hoy, más aún cuando las críticas psicoanalíticas al capitalismo, que son en su mayoría abstractas e idealistas, se hacen más frecuentes.


Con el concepto de drama que enlaza la acción, la mirada, el cuerpo, la narración que coloca al humano hecho de lenguaje, la significación que supone un conocimiento, Politzer trazó las grandes líneas de orientación para una revolución del psicoanálisis. Lacan se inspiró, y lo citó como motor de trabajo.


Siempre hubo una aporía en Politzer: las contradicciones relacionadas con el psicoanálisis freudiano que no encontraron su camino y que condujeron a una condena del psicoanálisis. Estas contradicciones estaban presentes desde el análisis de 1928, pero se estancaron debido a la incapacidad para salir del discurso universitario, para entrar en el discurso psicoanalítico. La falla fué la ausencia de referencia a la práctica de la transferencia. Aquí está la clave de la aporía.


Es evidente que el enfoque de Politzer estuvo según Lacan, cerca de la solución.

Por lo tanto, se trata entonces de considerar esta herramienta de transferencia y la suposición en relación al saber, que es relevante. Con esta herramienta, que le faltaba, las ideas de Politzer me parecen cada vez más actuales y pertinentes para salir de ciertas paradojas: un cierto atolladero del psicoanálisis, temas repetitivos constantemente reflexionados que giran en si mismos, una articulación de lo singular y de lo colectivo en la abstraction especulativa.
Los psicoanalistas que trabajan en situaciones concretas de la angustia social y la locura producen, transmiten un saber y su reverso del hecho mismo del encuentro y de la transferencia con eso de lo cual se trata en el conflicto social subjetivo y objetivo. Ejerciendo en las estructuras públicas heredadas de la influencia comunista en la psiquiatría francesa entre 1960 y 1970, estos trabajadores de la salud mental, tienen como referencia una base social diferente para el psicoanálisis y otra relación con la transferencia.


Lacan proporciona igualmente otra herramienta a través del concepto de goce, que cambia de estatuto en su enseñaza después de 1968 con el término plus de goce, tomado como homónimo de la plusvalía de Marx. El goce del humano no se resuelve con el concepto de explotación. Aquí también el concreto promovido por Politzer me parece muy prometedor, a condición, sin embargo, de poder retornar a Lacan a partir de Politzer! En efecto, toda una sección completa de la enseñanza de Lacan es a reconsiderar a la luz de la crítica de la abstracción, del formalismo o de la especulación. Este es el pan que nutre las ideas improvisadas por Lacan, en el sentido más elevado del término "improvisar" y no peyorativo, a partir de Lévi-Strauss, Saussure, el estructuralismo, y que daran las fórmulas "el inconsciente está estructurado como un lenguaje "," el significante es lo simbólico ", etc ...
Resulta que es sobretodo ésta referencia que es tomada cuando se hace un estudio sobre el plus de goce. El reciente libro de Pierre Bruno, " Lacan, contrabandista de Marx"59 lo demuestra perfectamente. Este libro, a propósito muy interesante, no toma en cuenta la orientación del real, la forclusión del sentido señalados por Lacan en 1976 y que no están sin relación con la psicología concreta y el obstáculo de "dar un sentido al inconsciente ", promovidos por Politzer. Es significativo que en el libro "Lacan, contrabandista de Marx", el nombre de Politzer sólo aparece dos veces y con un objetivo solamente anecdótico.

Yo señalé en mi tesis de doctorado de Psicoanálisis en 2003 "Transexualidad, una lógica de atrincheramiento"60la ruptura epistemológica fundamental en la enseñanza de Lacan que establece el 8 de diciembre de 1971 en su seminario, que "el significante es el goce": la abstracción especulativa de que " el significante, es lo simbólico”, cae. El significante como goce funciona como "motérialité" (juego de palabras entre “palabra” “mot” en francés y materialidad), materialidad concreta tomada en una lógica.


Esto proporciona una dimensión práctica a la lógica humana individual y colectiva. He observado en el seminario "El fracaso de la civilización en el siglo XX, la pregunta planteada por Hitler – lectura del inconsciente” 61 la función del plus de goce de Hitler en la articulación de lo singular y lo colectivo. Lo retomé brevemente en un artículo "La pérdida de la nacionalidad y el plus de goce” 62.Por lo tanto, se trata de tomar en la orientación de trabajo en la práctica y en la teoría, a Lacan y Politzer, teniendo como herramienta funcional la transferencia, mediante el plus de goce "del individuo concreto y de su entorno histórico concreto "


La aporía de Politzer puede convertirse en una palanca para avanzar sobre las paradojas psicoanalíticas de hoy. Los potenciales me parecen considerables con las contribuciones sobre el revés de la situación de partida: Aprovechar el potencial subversivo, revolucionario del psicoanálisis para transformar las relaciones sociales. La herramienta psicoanalítica de la transferencia y del campo de la experiencia del psicoanálisis, me permite en efecto, avanzar la tesis de que si la esencia del hombre está en las relaciones sociales, así como lo dijo Marx, podemos añadir que la relación social es una transferencia. La relación social funciona como transferencia, en el sentido psicoanalítico del término. Esta tesis que formulé por primera vez en la introducción del primer coloquio internacional celebrado en La Habana, "Trans- Identidad, género y cultura” el 10 de junio de 2010, puede desarrollar su potencial en las historias singulares así como en el estudio de la historia. Tal es el reto del estudio de una aporía.


Nanterre, el 24 de septiembre de 2010
Hubert Hervé, Psiquiatra, Psicoanalista
Doctor en Psicoanálisis (París 8), Doctor en Psicología (Rennes 2)
Antiguo experto ante el Tribunal de Apelación de Rennes
Jefe del departamento de un centro de consulta psicoanalítica gratuita en idiomas extranjeros en París (CPMS Elan Retrouvé)

Enseñó en el Departamento de Psicoanálisis de Psicoanálisis de la Universidad París 8, de 2000 al 2007
Director de seminarios de Psicoanálisis en el Instituto Paul Sivadon, Fundacion Elan Retrouvé París

 

____________
1 POLITZER G, Critique des fondements de la psychologie , PUF, Quadrige, 2003, p. 239 2 idem
3 idem
4 Idem, p. 240
5 idem
6 Idem, p. 249
7 Idem, p. 251
8 Idem, p.262
9 Idem,
10 POLITZER G, Ecrits 2 les Fondements de la Psychologie, Editions Sociales, Paris, 1973, p. 270
11 Idem, p. 272
12 Idem, p. 271
13 Idem, p. 272
14 Idem
15 LENINE, Matérialisme et empiriocriticisme, p. 138
16 POLITZER G, opus cité, p. 273
17 Idem, p. 274
18 idem
19 Idem, p.277
20 Idem,
21 Idem, p. 278
22 Idem, p.278
23 Idem, p. 280
24 Idem, p. 281
25 Idem, p. 282, publicado por la primera vez en La Pensée n°3, oct-nov-dic 1939; firmado bajo el pseudónimo de Th. W. Morris
26 Idem, p.282-283
27 Idem, p. 284
28 idem
29 Idem,
30 Idem, p. 286
31 Idem, p. 292
32 Idem, p. 293
33 Idem, p. 295
34 Idem, p.297
35 idem
36 Idem, pp. 297-298
37 Idem, p. 299
38 idem
39 idem
40 Idem, pp.299-300
41 P. 300
42 idem
43 P. 301
44 idem
45 idem
46 Op cité, p. 302
47 idem
48 LACAN J, Ecrits, Le Seuil, Paris, 1966, pp 45, 52, 833
49 LACAN J, Ecrits, Le Seuil, Paris, 1966, p. 833, Position de l’inconscient
50 Pour une critique marxiste de la psychanalyse, Paris, Editions sociales, 1977, pp. 200-201
51 Ecrits page 161
52 LACAN J, Proposition du 9 octobre 1967 in Ornicar ? Analytica, volume 8, avril 1978, p.22
53 LACAN J, De la psychanalyse dans ses rapports avec la réalité in Scilicet, Le Seuil, 1968
54 El rechazo de la segregación es naturalmente en el principio del campo de concentración.
55 LEMAIRE A, Jacques Lacan, Pierre Margada, Bruxelles 1977, p. 8
56 Idem, pp. 9-10
57 Se trata de Jean Laplanche
58 LACAN J, Le Séminaire, L’envers de la Psychanalyse, Seuil, Paris, 1991, pp 72-73
59 BRUNO P, Lacan, passeur de Marx, érès, 2010
60 HUBERT H, Transsexualisme, une logique de retranchement, Thèse Université Paris 8, 2003
61 HUBERT H, Le défaut de civilisation au XXème siècle, la question portée par Hitler – lecture de l’inconscient, Séminaire tenu à la Fondation de la Maison des Sciences de l’Homme, 2008-2009, inédit, Séminaire du Cedrate (hébergé)
62 HUBERT H, Déchéance de nationalité et plus de jouir, Le Monde.fr le 25 août 2010


La version originale en français est sur le blog du site. La traduction en espagnol a été faite par Magda Gomez.

https://view.officeapps.live.com/op/view.aspx?src=http://actuelmarx.parisnanterre.fr/cm6/com/MI6_Etmarx_Hubert.doc




 


 

Please reload

Featured Posts

Entre aporte y aporía de la crítica marxista : retorno a la crítica de Georges Politzer hecha al psicoanálisis. Perspectivas actuales.

October 10, 2019

1/1
Please reload

Recent Posts

December 9, 2019

November 7, 2019

Please reload

Archive